Tomografía Computada MultiSliceCON MAMOGRAFO G.E DMR

La mamografía es una técnica diagnóstica de la glándula mamaria a través de imagen obtenida por rayos X, mediante equipos denominados mamógrafos, que disponen de tubos de emisión de rayos X especialmente adaptados para conseguir la mayor resolución posible en la visualización de las estructuras fibroepiteliales internas de la glándula mamaria.

La capacidad de identificación de lesiones de mínima dimensión ha promovido la utilización de la mamografía en revisiones sistemáticas para detectar lesiones antes de que puedan ser palpables y clínicamente manifiestos. Este diagnóstico, efectuado en una fase muy precoz de la enfermedad, suele asociarse a un mejor pronóstico, así como a la necesidad de una menor agresividad del tratamiento para el control del cáncer. Se recomienda la realización de una mamografía cada 1–2 años a partir de los 40 años.

La mamografía digital registra las imágenes de rayos X en código de computadora en vez de registrarlas en película de radiografía, como en la mamografía convencional. En enero de 2000, la FDA aprobó un sistema de mamografía digital que puede ofrecer ventajas posibles sobre el uso de película estándar de rayos X. Los estudios de investigación no han demostrado hasta ahora que las imágenes digitales son más efectivas para encontrar el cáncer que las imágenes de radiografías. Sin embargo, el Instituto Nacional del Cáncer está conduciendo estudios adicionales para saber si la mamografía digital es tan buena o mejor que la mamografía convencional.

La mamografía digital puede ofrecer las ventajas siguientes sobre la mamografía convencional:

  • Las imágenes pueden almacenarse y localizarse electrónicamente, lo cual hace que se puedan tener consultas a larga distancia con más facilidad con otros especialistas en mamografía.
  • Ya que las imágenes pueden ser ajustadas por el radiólogo, es posible notar diferencias sutiles entre los tejidos.
  • La mamografía digital puede reducir el número de procedimientos necesarios de seguimiento.
  • La necesidad de menos exposiciones con la mamografía digital puede reducir aún más los niveles ya bajos de radiación.